Mantenimiento correctivo

La labor de cualquier tipo de mantenimiento es que todo cumpla correctamente su función sea la que sea. A diferencia del mantenimiento preventivo, con el que se procura anticiparse, el correctivo se aplica sobre problemas o sucesos que están ocurriendo. Localizar averías o defectos y corregirlos o repararlos, esta es la función de mantenimiento más antigua, reparar lo que necesita ser reparado sin adelantar acontecimientos.

Normalmente no es planificado, debe aplicarse de emergencia y con la mayor prontitud posible para así evitar que el daño pueda aumentar y su posible repercusión económica.

Por regla general son los provocados por aquellos contratiempos que no se pueden prever donde el término de mantenimiento correctivo resulta aplicable y donde la prevención no ha podido ser posible.

Uno de los principales inconvenientes de este tipo de actuación, es el económico. Al no ser previsible, puede que nuestro bolsillo “no se sienta preparado” en ese momento y dependiendo del aprieto y la urgencia a la que nos someta, tendemos a dejar pasar, dando la oportunidad para que pueda agravarse y entrar en un desagradable problema, donde si en un principio costaba disponer del dinero para una reparación, ahora resulta que va a costar más. 

Dependiendo en que consista el tipo de reparación a realizar, también podemos encontrarnos con la falta de preparos necesarios, tales como materiales, piezas o herramientas indispensables para según qué trabajo, alterando significativamente nuestra rutina, apremiando en la necesidad de corregir la situación y utilizando mayores recursos de tiempo y esfuerzo.


¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Comparteló a través de tus redes sociales:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario