¿Revisión?

http://yoestolohago.blogspot.com.es/... o tal vez mantenimiento, como sea, seguro somos conscientes que para prolongar la vida útil de algo, además de un correcto uso, necesita de ciertos cuidados. Ejemplos podemos encontrar cuanto queramos, pero el más socorrido, sin duda, el coche. Si nos fijamos en él, tenemos revisiones programadas por tiempo o kilometraje. Se observan diferentes puntos del vehículo, mecanismos de protección y aquellos en los que se producen algún tipo de desgastes propios del uso. Se prepara y se deja para un funcionamiento óptimo algunos y otros se sustituyen, aún sin haberse roto. La razón es muy sencilla, para que no se rompa. En el caso de este ejemplo, el no terminar de romper puede evitar una avería mayor y tratándose de un vehículo, también puede evitar  un accidente.

Pero… ¿y nuestra vivienda? 


Revisar y actuar en nuestra vivienda sobre problemas que, si aún no han ocurrido, pueden ocurrir, puede resultar no solo útil, si no que nos puede evitar muchos dolores de cabezas e imprevistos que nos puedan dar el mes. 

A veces no actuamos hasta que, literalmente, nos reboza el fregadero. Si de vez en cuando quitamos el tapón del sifón y lo limpiamos, usamos algún producto desatascador o incluso un desatascador de ventosa, quizá hubiese sido algo que nos podíamos haber ahorrado. ¡Con el calor que hace y el aire acondicionado no enfría como antes! ¿Le has limpiado alguna vez los filtros? No tiene por qué ser el problema, pero hay posibilidades. 


Solo observando, podemos marcar, aunque no tengamos conocimientos previos, cosas que sabemos y hacemos para que siga un correcto funcionamiento, otras se nos pasa por alto y solo recordamos cuando es tarde y tenemos algún contratiempo.

Para que nos entendamos, cuando nos adelantamos a los acontecimientos se llama mantenimiento preventivo y mantenimiento correctivo, cuando, valga la redundancia, hay que corregir algo que ya está pasando. Estos son términos que se dan en la industria y que suelen aplicarse con menos frecuencia en el uso doméstico, pero que son perfectamente útiles para diferenciar según qué actos a realizar.

El marcarnos unos puntos a seguir para revisar nuestra casa, puede facilitarnos el mantenimiento de esta, previniendo futuros problemas y subsanando algunos, que aunque ya estén, debemos recordar que siempre puede ir a más, en estos casos, lo más recomendable es hacerlo cuanto antes.

La periodicidad en el mantenimiento de la vivienda puede ser algo muy flexible, ya que según de lo que se trate el periodo de tiempo cambiará, no será tan constante el pintar las paredes de la vivienda que cortar el césped del jardín (de aquellos afortunados que lo tengan) pero ambas son labores de mantenimiento que deberíamos tener presentes y así disponer de una estancia útil y agradable.


¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Compártelo a través de tus redes sociales:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario