Todo tiene un comienzo


Podemos buscar y encontrar mil escusas, algunas ciertamente justificadas, otras no tanto, pero por lo general, lo único que hace falta es dar el paso hacia delante y encontrar la motivación y la curiosidad que genera hacer algo que nunca nos hemos atrevido antes. Ciertamente la falta de conocimientos es algo a tener en cuenta pero estas carencias hoy por hoy, fácilmente son subsanables, tenemos a nuestra mano toda la información que necesitamos en la gran enciclopedia que hoy día es Internet. Positivamente también hay otras cosas, como puede ser la satisfacción de hacerlo por uno mismo y por supuesto el alivio que eso conlleva a nuestro ya maltratado bolsillo.

¿Qué nos falta? Motivación y arrojo. La motivación es algo que nos surge, puede ser con el propio contratiempo que hay que solucionar o aquél que queremos evitar o tal vez con la propia ilusión o incluso la necesidad de hacer “algo” nosotros. El arrojo, el “echarse pa´lante”, esa ya es otra cuestión. Personalmente lo he vivido desde niño en casa, mi padre, aunque con base en según qué cosas, le daba lo mismo “planchar un huevo que freír una corbata”, él lo hacía y lo sigue haciendo, aunque ahora con las limitaciones que la edad le impone, es una inspiración. 

Hay que buscar la manera de hacerlo por nosotros mismos, en caso de necesidad, el profesional está ahí, solo hay que llamar y honrada y gustosamente vendrá a darnos la solución, pero ¿es siempre necesario? En mi modesta opinión: no siempre.

Nos hemos acomodado, es cierto que todo nos parece acelerado, que parece que nos falta tiempo y a veces así es, pero no creo que sea el único que haya visto a su padre o su madre hacer  muchas cosas por ellos mismos, pese a carecer de algún que otro conocimiento necesario, a ellos les sobra coraje y arrojo, aunque se pasa por la cabeza alguna que otra parte anatómica. ¿Por qué ellos podían? El día sigue teniendo las mismas horas, lo único que ha cambiado es la manera de pensar.

Desde hace algún tiempo ha vuelto a brotar ese impulso por hacer las cosas por nuestra cuenta, cada vez más presentes grandes almacenes dedicados al suministro de materiales y herramientas, internet y la información que nos brinda y la omnipresente, cansina y maltrecha economía que con la propia necesidad nos empujan, aunque siempre quedan aquellas cosillas con las que no nos atrevemos y que poco a poco deberíamos intentar, quizá este bitácoras sea uno de mis némesis personales.

Embarcarme en este proyecto, no es más que mi intento de compartir experiencias y opiniones con aquellas personas que quieran escuchar, aprendiendo por el camino trucos y consejos y procurando aportar los propios.  Espero ser parte positiva de quien pueda haber decidido coger la sartén por el mango y arrojarse a lo a veces desconocido, sin necesidad de entrar en lo profesional, salvando algunas situaciones. Decir: ¡Yo esto lo hago! Implica muchas cosas: descubrir, aprender, compartir, ahorrar, satisfacción de hacer algo por nuestra cuenta y por supuesto el orgullo que se siente al contemplar los resultados. Espero que podamos compartir muchos.


¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Comparteló a través de tus redes sociales:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario