Solucionar el mal funcionamiento de un mando a distancia

Mando a distancia

Vivimos rodeados de estos “aparatillos” que nos ofrecen una comodidad que pasa casi desapercibida, equipos de música, aire acondicionado, televisión, DVD, BlueRay… todos con su propio mando a distancia, nosotros sentaditos y tranquilos , hasta que dejan de funcionar bien y nos encontramos haciendo diversas muecas y posturas dignas de cualquier coreografía de un tema Disco de los años 70 para ver si de esta manera coge señal y sobre apretando los botones tanto, que lo raro es que el pobre mando a distancia siga funcionando.


La verdad es que los mandos a distancia son más resistentes de lo que creemos y a menos que, debido a golpes, se rompa el sensor infrarrojo, que en tal caso no funcionaría nada (fácil de comprobar con la cámara del móvil) el mal funcionamiento de los botones es fácil de solucionar y con un coste 0.

Todo comienza con los botones que más se usan, empiezan a funcionar mal y siempre va a peor, después empiezan a fallar otros. Estos problemas los causa, simplemente la suciedad. Estamos comendo y cogemos el mando de la televisión o DVD porque hemos alquilado una película y comprado unas pizzas. Poco a poco, la suciedad y las grasas se filtran por las ranuras de los botones llegando a la placa electrónica y actuando como aislante dificulta su funcionamiento.

¿Solución para que funcione el mando?


Necesitamos:

  • Destornillador con punta de estrella: Pequeña y fina, aunque dependerá del tamaño de los tornillos del mando.
  • Destornillador con punta plana: De tamaño mediano, lo necesitaremos para hacer “palanca” para abrir el mando, con cuidado para no dañar los bordes.
  • Alcohol: Como producto que vamos a usar para su limpieza. Alcohol etílico.
  • Paño seco y limpio, papel, gasa…  o aquello que vallamos a usar para aplicar el alcohol y retirar la suciedad.

Primero vamos a retirar las pilas y observar el mando a distancia en cuestión, lo giraremos y retiraremos los tornillos, puede ser que alguno no se encuentre visible y es muy probable que esté situado en el hueco de las pilas. Abrimos el mando usando el destornillador plano como ayuda si es necesario y con cuidado ya que puede estar sujeto también por clic de presión.

Parte trasera de un mando a distancia


Importante: si no vemos tornillos por ningún lado, es posible que la sujeción sea solo a base de clic de presión. Esto tiene un inconveniente, es probable que algunos clics rompan a la hora de abrir el mando, en el caso de que tengan tornillos, no hay problemas ya que quedará sujeto por estos, pero si no tiene es conveniente extremar el cuidado para abrirlo.


Retiramos la placa electrónica y sin cortarnos con el alcohol, la limpiamos con el paño en la zona que hace contacto con los botones. También limpiaremos la zona trasera o interior de los botones. Bueno, en realidad podemos limpiar todo lo que veamos, con cuidado de no dañar nada y procurando no dejar resto de pelusa (paño) o papel, el alcohol evapora a una muy baja temperatura por lo que no es probable dejar humedad y tiene muy poca (o ninguna) conductividad. Tener cuidado con los dibujos, letras o número impresos en el mando a distancia, el alcohol puede borrarlos.

Mando a distancia abierto
Alcohol y placa electrónica de un mando a distancia

Una vez hemos terminado, solo debemos volver a montar y probarlo. Veremos que de manera casi mágica nuestro mando vuelve a funcionar de una manera correcta.
 

¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Compártelo través de tus redes sociales:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario