Reciclando un bote de champú


Después de un pequeño alto en el camino, quizá más espaciado de lo que hubiésemos querido, estamos otra vez aquí, con las pilas recargadas y nuevos trabajos para poder compartir, como este que traemos tras reciclar un bote de champú, que ofrece un lugar perfecto para depositar los objetos que normalmente estarían pululando de aquí para allá o ideal como lapicero, divertido y que a los niños les encantará.


Repasemos primero qué vamos a necesitar para llevarlo a cabo:


Tijeras

Cutter

Rotulador

Pincel

Cola

Pistola de silicona caliente

Bote vacío de champú o gel pequeño

Cinta adhesiva de doble cara

Unos retales de tela

Cuerda, en este caso hemos usado cuerda de esparto

Papel o cartulinas de color

Un par de vasos de plástico

Nos servimos de las tijeras y el cutter para cortar y dar forma al bote según lo que queremos hacer, en este caso será el cuerpo de este pequeño monstruito.

Cortamos dos trozos de cuerda del mismo tamaño y pegamos con la silicona caliente uno de sus extremos al lateral del bote.


Con ayuda del pincel, untamos cola por el exterior, por donde vamos a colocar la tela a modo de atuendo. Será la cola la que fije la tela.

Mientras la cola seca, podemos ir cortando los detalles con la cartulina y los vasos de plástico. De los vasos han salido las manos, los colmillos y el fondo blanco de los ojos y con la cartulina hemos creado el fondo de la boca y el negro de los ojos.

Ya seca la cola de la tela, pegamos las piezas antes recortadas. Los colmillos y ojos se han pegado con silicona caliente, el fondo de la boca con cola. Las manos, pegadas en los extremos libres de las cuerdas y éstas pegadas en la zona que hemos elegido para formar algún gesto.

Con un par de recortes rectangulares de tela de colores, hemos formado un par de parches pegados con cola, para dar un aspecto más zarrapastroso. Los detalles con el rotulador.

Por último, en la parte trasera, colocamos un trozo de cinta adhesiva de doble cara, para poder fijarlo donde queramos.


Los resultados saltan a la vista, un simpático compañero donde, especialmente los niños, podrán tener sus cosillas recogidas, les encantará usarlo para meter pequeños objetos o tenerlo repleto de lápices y colores para tenerlos siempre a mano.



¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Compártelo a través de tus redes sociales:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario :