Como crear nuestro calefactor casero

Calefactor casero o estufa casera

¡Ay que fresco! Y que dolor de bolsillo al ver como sube las vueltas del contador de luz o gas a causa de la calefacción, por ello cualquier cosilla que nos sirva para ahorrar y encontrarnos en casa cómodos y confortable es de agradecer y bienvenida.

¿Cómo funciona este calefactor o estufa casera?



La idea parte de aprovechar mejor el calor que la llama de una vela genera para acondicionar o ayudar a acondicionar la temperatura de una habitación, no es ninguna panacea ni remedio milagroso, pero parece ser que funciona y logra aumentar varios grados una estancia de unas dimensiones modestas.

Una vez encendido, como cualquier radiador tradicional, transmite el calor por convección no forzada y tarda un poco en empezar a calentarse lo suficiente como para poder influir en la temperatura del lugar, pero transcurrido ese periodo de calentamiento, es cuando empieza a mostrar sus virtudes.


funcionamiento radiador casero

La llama de la vela calienta el núcleo central, que es metálico y este transmite el calor por su superficie, calentado el aire interior del macetero pequeño que a su vez se va calentando en su superficie y sucesivamente hace lo mismo en los diferentes maceteros hasta el exterior.


Centro de un calefactor casero

En la página de origen (www.heatstick.com) venden este curioso invento, pero también explican cómo crear uno “made in casa” la verdad, no es nada complicado, lo que puede crear un poco de dificultad es el soporte para la vela y mantener el radiador el su posición sobre ella, principalmente, porque por razones de seguridad, es aconsejable que sea de metal.

Los materiales necesarios son:


materiales

Tres maceteros de 4, 2 y 1-1/2 pulgadas, cerámicos y sin esmaltar.

Plato cerámico sin esmaltar del tamaño del macetero mayor (4”)

Un tornillo o perno de 6x80mm

Arandelas: 2 de 6x35, 3 de 6x30, 3 de 6x25 y 8 de 6x18.

Siete tuercas de 6mm

Dando forma al calefactor casero:



El montaje es bien sencillo usando la imagen de referencia para intercalar las arandelas y tuercas entre los maceteros, que van unos dentro de otros como matrioskas. Hay que tener cuidado al apretar las tuercas y el tornillo, hacerlo con tiento para no partir los maceteros. El plato cerámico es para cubrir la cabeza del tornillo una vez terminado el montaje, ya que esté estará a una temperatura muy elevada cuando se esté usando. Aunque no se menciona, sería recomendable y de hecho, en la imagen aparece, usar una arandela anti-afloje en el extremo final del tornillo, antes de la última tuerca.


estructura central de perno, tuercas y arandelas

Como método de soporte para el curioso artilugio, unas escuadras planas pueden resultar ser una fácil solución, uniendo con tornillos y tuercas, tres por uno de sus extremos y forzándolas un poco, para conseguir una especie de trípode inverso donde apoyar nuestro calefactor casero y tener espacio para colocar en medio nuestra vela.

estructura de soporte con escuadras planas

No creo que haga falta recordar que hay que tener especial cuidado con su uso y no manipular hasta pasado un tiempo para su enfriamiento, su colocación alejada de posibles lugares fáciles de prender (cortinas por ejemplo) etc.

¿Cuanto cuesta unas velas?

fuente

¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Comenta y compártelo a través de tus redes sociales:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario :

  1. Gracias por el aporte JC!
    Buenísima idea poner a trabajar las manos en cosas como esta. Manos a la obra!

    ResponderEliminar