Técnica del esponjado - Como pintar con esponja

Técnica del esponjado - pintar con esponja


De todos los métodos de decoración que con pintura podemos aplicar a las paredes de casa, la técnica del esponjado es la más sencilla, económica y divertida, con la que no necesitaremos nada fuera de lo común o de uso profesional, solo necesitaremos la pintura, al menos dos colores o tonos y una esponja.

Además, este tipo de decoración esconde un valor añadido y es que, cualquier imperfección que la pared donde se aplique pueda tener, quedará extraordinariamente disimulada.

Cómo realizar el esponjado:



Comienza pintando toda la pared con un color base (más clara), con pintura acrílica y preferiblemente satinada, de tono claro. Aplicamos con rodillo, de manera común, una vez a transcurrido el tiempo estimado y la superficie se ha secado completamente, toca aplicar el esponjado, para ello primero preparamos la pintura (más oscura), diluyendola con agua, 1/4 de agua, 3/4 de pintura.

Preparamos la esponja, es interesante recortar picos o salientes muy pronunciados.

Introducimos la esponja en la pintura y exprimimos el sobrante, eso es algo muy importante si queremos un buen acabado y que no queden gotas, hay que pintar apoyando la esponja de forma intermitente, igual que cuando aplicamos la técnica de estarcido.

Es aconsejable hacer una prueba inicial pintando con la esponja sobre una superficie que tenga una textura similar, para apreciar cómo podría quedar, o al menos practicar. Quizás de este modo notes que es necesario cambiar la esponja, cortar alguna zona más, cambiar el tono de la pintura o variar la mezcla de agua.

Empieza desde una esquina de la pared y continúa pintando por franjas. Es mejor que pintes sobre los bordes aún húmedos de las aquellas zonas que ya se han pintado para evitar que luego se vean diferentes tonalidades o cortes.

Conforme se va avanzando, es conveniente retirarse un poco, para así ir apreciando el acabado.


Importante también es no dejar el trabajo a medias. Si se decide o es necesario parar, procura que sea una vez acabado el paño de pared con el que estemos trabajando, así evitaremos tonos y cortes no deseados y que pueden estropear el acabado.

Como puedes observar, la técnica de esponjado es muy sencilla y con diferentes tonos o colores (que no tendría porque ser dos solamente) se pueden conseguir unos efectos decorativos muy vistosos y originales que podemos lucir en casa.


¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Comenta y compártelo a través de tus redes sociales:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario