Cómo cambiar la cuerda de una persiana

cambiar cuerda persiana

Retirar la cuerda o correa deteriorada de la persiana y sustituirla por una nueva es otro de esos trabajos de bricolaje que fácilmente nos vamos a encontrar en casa, por que ya sea por tiempo, roces, o por simple uso, tarde o temprano tocará pasar por el aro y cambiarla.

No hay que alarmarse, cambiarla la cuerda de la persiana no es para nada complicado, pero por si surgen dudas, vamos a intentar explicarlo paso por paso.

¿Cómo cambiar la cuerda de la persiana?




Empezaremos bajando la persiana del todo, si la cuerda ha llegado a romper, habrá caído y ya estará abajo, pero si no es así, es un paso muy importante.

Ahora quitamos la tapa de cajón de la persiana, puede tener tornillos (cómo en este caso), click de presión e incluso puntillas en los cajones más antiguos, con lo que en ambos supuestos necesitaremos posiblemente hacer palanca con un destornillador plano o un sacaclavos.

Si la cuerda de la persiana no está rota, debemos retirarla del recogedor o enrrollador, para ello solo necesitamos retirar la carcasa en caso de ser de superficie (como la de la foto) o la tapa de ser empotrada y forzar la rueda del muelle hasta llegar al extremo de la cuerda y desenganchar.

Desanudamos o desabrochamos la persiana del eje y lo retiramos (está unido a la polea), lo sacamos y bajamos para trabajar mejor. Es muy sencillo de sacar, solo está apoyado en unos soportes en los extremos.

Quitamos el nudo de la vieja cuerda, la retiramos, introducimos la nueva y anudamos, ahora toca enrollar la cuerda o cinta nueva en la polea, el sentido en la que la liamos es importante por lo que hay que fijarse bien en la forma en la que debe de enrollar la persiana. Dejamos sin liar tanta distancia como la que hay hasta el recogedor más unos 30 o 40 centímetros.

Subimos el eje al cajón, pasamos la cuerda/cinta por la guía y volvemos a anudar la persiana al aje.
Ahora, antes de seguir, es un buen momento para probar si la persiana enrollará bien y si tenemos o no que cambiar el sentido en el que hemos liado la cinta en la polea.


Vamos a irnos al recogedor de la persiana, que toca ir terminando. Quitamos la carcasa o la tapa si no lo habíamos hecho antes y quitamos los restos de la cinta vieja.

Levantamos el freno y pasamos el extremo de la cinta por el interior.

La rueda que enrolla la cinta de la persiana tiene un muelle en su interior, vamos a ir girando esa rueda y tensando el muelle al máximo. Una vez conseguido, sin soltar la rueda / muelle, enganchamos el extremo de la cinta en función del sistema que tenga, la de las fotos tiene un clavo, puede ser un tornillo e incluso un broche, a lo que entonces, previamente, debíamos de haber hecho un agujero a la cinta con una tijeras por ejemplo.

Guiamos las primeras vueltas de la rueda hasta que se enrolle el sobrante de cinta que habíamos dejado en un principio (serán un par de vueltas o tres) y ¡ya hemos cambiado la cuerda de la persiana! Solo queda tapar el cajón y colocar la carcasa o tapa del recogedor de la persiana.

Puede parecer un poco laborioso, pero para nada difícil, si se tarda 20 o 30 minutos ya es mucho, pese a ello, no estamos en una carrera, no hay prisa, solo fijándonos un poco, muchos de los pasos a seguir para cambiar la cuerda de la persiana florecen por pura lógica, todo es ponerse, así que manos a la obra.

¿Te ha parecido interesante?¿Te ha resultado de utilidad? Comenta y compártelo a través de tus redes sociales:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario